CADIAT CADIAT

  ClarĆ­n Rural. Una compaƱƭa de la India entra a la cancha

Se trata de UPL, que la semana pasada realizó su primera convención en la Argentina. Es el holding productor de fitosanitarios con mayor tasa de crecimiento del mundo.

Por Héctor A. Huergo

 

Foto: La firma india UPL pisa firme en Argentina.
 

Mucho se habló de las grandes fusiones y adquisiciones entre las empresas globales de tecnología para la agricultura. La compra de Monsanto por Bayer, de Syngenta por ChemChina y la unión de Dow y Dupont para formar Corteva dominaron ampliamente la escena.

Sin embargo, hubo otros movimientos de gran envergadura. El más interesante es la irrupción de UPL, la compañía de la India que sacudió fuertemente el año pasado al mercado de soluciones químicas y biológicas para la agricultura con la compra de Arysta. La semana última la nueva UPL tuvo su primera convención en Argentina.

Hasta aquí vinieron Jagdish Naiwal, líder de la compañía para Latinoamérica, y Amit Aggarwal, líder de Marketing. Ambos nacieron en la India pero tienen fuerte experiencia internacional en el rubro. Naiwal trabajó en BASF junto con Rodrigo Ramírez, con quien se vuelve a juntar, ya que es ahora el líder Subregional para Argentina.



Jagdish Naiwal, líder de la compañía para Latinoamérica.

Los tres encabezaron un encuentro con el equipo que apunta a convertir a la nueva empresa en una de las líderes del mercado. Clarín Rural tuvo la oportunidad de dialogar con ellos en el encuentro desarrollado en el hotel Hilton de Pilar.

“La historia de UPL es muy emocionante”, dice Naiwal. Relata que la compañía nació en Mumbai (India) en 1969, con la primera planta de producción de fósforo que le dio nombre: United Phosphorus Limited (UPL). En 1985 hizo su primera exportación. “Desde entonces no paró de crecer. Hoy tiene presencia en 76 países y ventas en más de 130. Es el holding productor de fitosanitarios con mayor tasa de crecimiento del mundo”.

UPL pasó de una facturación de 55 millones de dólares en 1994 a 5.200 millones de dólares en la actualidad. Su última adquisición global fue la empresa Arysta LifeScience, con lo que se ubica entre las 5 principales empresas de soluciones agrícolas del mundo. Se ufanan de contar con un portfolio completo, desde la siembra a la protección de los granos almacenados.

Amit Aggarwal, líder de marketing, sostuvo por su parte que “UPL es una empresa que piensa en forma global y actúa de manera local. En los últimos años, Latinoamérica ha demostrado ser la región con mayor crecimiento del mundo para la compañía”. Destaca que la Argentina les interesa particularmente por su reconocida predisposición a los avances tecnológicos. “La innovación ha sido siempre la fuerza motora que ha sostenido el crecimiento de la compañía hasta hoy. UPL es una de las pocas de su tipo que viene manteniendo una alta tasa de inversión en investigación y desarrollo de nuevos formulados y mezclas”, puntualizó Naiwal.

“La de UPL es una propuesta disruptiva que tiene con qué”, sostiene Rodrigo Ramírez, líder de la operación argentina de la nueva UPL. A la serie de soluciones químicas y biológicas con que cuenta la compañía se suma un enfoque de trabajo que han denominado “OpenAg”, “abierto, participativo, que busca anticiparse a las necesidades del productor”. Para ello, UPL Argentina impulsa siete proyectos de integración con otros eslabones de las cadenas de valor, uno de ellos, y el más difundido, es el desarrollado junto a la Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnológica (RAVIT) y a un grupo de productores sobre 1,5 M de hectáreas del norte de Córdoba. Esteban Tronfi, titular de RAVIT, hizo una presentación del sistema a los ejecutivos de la compañía.

El segmento de herbicidas

“El manejo de las resistencias en hongos y malezas es una de las problemáticas que más preocupan a la agricultura y es donde UPL definitivamente se destaca”, graficó Rodrigo Ramírez, el nuevo Líder Subregional para Argentina. “El de los herbicidas es el segmento más importante del mercado en la Argentina. Significa un valor aproximado de 1.700 millones de dólares. Desde que en 2009 comenzó a manifestarse con fuerza el problema de resistencia a las malezas, el mercado de los herbicidas creció 3,3 veces. Del total, dos tercios corresponden a herbicidas selectivos y el tercio restante a glifosato”, detalló Ramírez.

“Es en la capacidad de innovar en soluciones químicas donde radica la fortaleza de la compañía”, enfatiza Ramírez. Y da el ejemplo de Dinamic, un herbicida selectivo perteneciente al grupo de las triazolinonas para aplicación en pre-siembra y pre-emergente de maíz, en pre y post-emergencia de caña de azúcar y recientemente anunciado para barbecho intermedio en soja. El producto está recomendado para el control de malezas de hoja ancha y algunas gramíneas.

En la misma línea innovadora destaca a Lifeline, un herbicida desarrollado sobre la base de glufosinato de amonio, de gran importancia estratégica a la hora de planificar esquemas de rotación para el control y la prevención de resistencias. A ellos se suma Tripzin para el control de malezas de hoja ancha y gramíneas, para aplicación en pre- emergencia de soja. Luego, UPL lidera el mercado con Select (cletodim), herbicida selectivo post-emergente y Strim (S-metaloclor), herbicida pre-emergente de acción sistémica.
 



www.cadiat.com.ar    © 2012